El Aceite de Oliva Virgen Extra de primera presion en frio es uno de los alimentos más versátiles de nuestra cocina. Es capaz de aportar sabor y aroma únicos a platos elaborados de formas muy distintas.

 

10LIVEOIL en crudo expresa todo su potencial de sabor y aroma. Es ideal para ensaladas, salsas o aderezos en verduras, ya que, al tratarse de zumo de aceituna, conserva todo el aroma y sabor. Muy versátil para la preparación de todo tipo de salsas y sopas frías como gazpacho o salmorejo.

En rehogados y guisos -siempre a fuego lento y a baja temperatura- el Aceite de Oliva Virgen Extra mantiene todas sus propiedades, especialmente con legumbres y verduras.

 

El Aceite de Oliva Virgen Extra es el más estable de las grasas vegetales y no producen reacciones tóxicas cuando se les somete a fritura, asado o cocción, por lo que contribuyen a la mejora de las cualidades gastronómicas de los alimentos. El AOVE fríe y no cuece, como hacen otros. Por este motivo,es el más adecuado para cocinar a las altas temperaturas que requiere la preparación de los alimentos salteados, asados, estofados o fritos. Los beneficios de 10LIVEOIL se ponen especialmente de manifiesto cuando freímos a altas temperaturas, entre los 130 y los 180 grados centígrados. A ésta temperatura crea una capa superficial fina y consistente, crujiente y dorada que no deja que se impregnen de grasa en su interior, al mismo tiempo que permite que éste retenga toda su jugosidad, resultando alimentos mucho más apetitosos, y sin disminución su valor nutritivo. Además, como el aceite apenas penetra en el alimento, éste resulta más ligero y digestible.

En postres es muy versátil. Dado las  variedades de aceitunas con sabores dulces y suaves que componen 10LIVEOIL hay dulces y postres en los que da excelente resultado: bizcochos, magdalenas, dulces con almendras y avellas, de chocolate, etc. También se pueden usar para hacer helado.